Medio siglo de historia en Neuquén  

En septiembre de 2014 el COPADE cumplió 50 años al servicio del desarrollo de la Provincia del Neuquén. Es el organismo de planificación más antiguo del país. Su origen se sitúa en los albores de la Provincia, cuando Felipe Sapag asumió su primera gobernación en 1963 y se aferró a la planificación de la acción pública como un instrumento para el progreso y la creación de una nueva sociedad. Planificar representaba el cambio y la posibilidad de concretar los sueños anhelados por todos los neuquinos. Así nació el Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo, organismo que cumpliría esa función técnico-social, de la mano del Ing. Pedro Salvatori, el Dr. Gregorio Moreno y el Ing. Silvio Tosello.
Hace varios años el COPADE inició un proceso sistemático de reconversión de su rol institucional, buscando adaptarse a este nuevo tiempo, muy diferente de aquel que constituyó el contexto y ámbito de acción de los años ‘60 y ‘70 del siglo XX. En ese camino fue designado el 10 de diciembre de 2015 como secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo, integrándose a partir de ese momento al gabinete provincial.
El COPADE fundamenta su estrategia actual en la construcción progresiva de ese rol ideal buscando ser en primer lugar un socio comprometido de todos los actores verdaderamente involucrados e interesados en el desarrollo neuquino, estén o no asentados en el ámbito territorial de nuestra provincia. Desde ese rol pretendido, queremos gradualmente especializarnos en el desempeño cada día mejor de una función clave en cualquier sistema social complejo: la articulación, en nuestro caso de acciones y procesos de desarrollo local y regional.
Todas las acciones impulsadas desde el COPADE en la actualidad llevan como impronta la búsqueda permanente de articulación horizontal de las capacidades humanas, las experiencias institucionales y profesionales, el financiamiento y la tecnología, para el logro eficaz y eficiente de los objetivos de desarrollo territorial sustentable de cada rincón de nuestra provincia.
El COPADE de hoy tiene como principal desafío seguir ejerciendo esa genuina capacidad de generar impactos sistémicos que ya forma parte de la genética del desarrollo neuquino. Esto es lo que aprendió a hacer con eficacia en los inicios de nuestra historia provincial y es el beneficio agregado del ejercicio continuado de una acción de gobierno articulada y coordinada, que facilita una mejor calidad de vida para todos los que nacieron en suelo neuquino o llegaron desde otros lugares con el firme objetivo de quedarse.